Blog

De Pamplona a Pastrana

¿Qué pueden tener en común Castilla La Mancha y Navarra? ¿ Es posible que unos chicos de Pamplona tengan interés en viajar a una localidad alcarreña, en concreto a Pastrana? ¿ Y por qué pueden querer venir los pasatraneros a Pamplona , en pleno mes de abril?

Vamos por partes. Entre lo que unen a Navarra con Pastrana está el órgano. Si, el órgano de Pastrana es obra de Domingo de Mendoza, un navarro de la escuela de Lerin.

Mas cosas curiosas : Entre la iglesia parroquial de San Román de Arellano , en Navarra, y la catedral de Sigüenza, hay algunas coincidencias decorativas. Os invito a recordar cómo es la iglesia parroquial de Arellano aquí

                 Y lo que hoy nos une

Hay además una unión actual y grande grande, la que genera el cariño. Y es que hemos hecho un intercambio entre Patrimonio para jóvenes y la asociación de damas y caballeros de Pastrana. Ellos son el alma del festival ducal de la localidad. Y quienes participan también en las visitas teatralizadas cada primer sábado de mes.

             Un resumen de la historia del intercambio

       Un día descubro a través de las redes sociales el Museo de Tapices de Pastrana. Me llama mucho la atención. Me pongo en contacto con ellos y resulta que me atiende gente muy simpática. De ese tipo de gente que te deja con ganas de ir, vaya. Ya me queda el run-run pastranero. Además me sonaba la localidad por la historia de Ana de Mendoza y de la Cerda, princesa de Eboli, duquesa de Pastrana.

Mientras el asunto del museo de tapices quedaba en la lista de pendientes, echo a andar la actividad sobre la moda en el retablo de San Julián de Ororbia, en Navarra, con Consuelo Sanz de Bremond LLoret. Y vaya, resulta que Consuelo conoce mucho a Celia Alegre, una de las participantes en el festival ducal.

 

              Con 22 grados a las 9 de la mañana

Agosto. Madrid. Son las 9 de la mañana y el día promete ser de un calor inmisericorde. Pero es el único día en el que puedo visitar Pastrana. Voy. El fresco dentro del palacio ducal , y en el museo de tapices, el maravilloso museo de tapices, alivia el calor. Y el buen trato.

El lugar interesante. La manera de hacer llegar a los chicos y chicas navarros de patrimonio para jóvenes allí, casi imposible. Me apunto en la lista: Extraordinario sitio Pastrana. Imposible para incluir en la lista de visitas o actividades. ¿ Imposible? …. Todavía no sabía de qué es capaz Celia Alegre…:-)

                           ¿ Imposible?

               Ante esa imposibilidad que yo veía, escribo a Celia y le propongo un post colaborativo. Los chicos de Pastrana tendrían que mandarme sus fotos, escribir, y contar lo que hacen en el festival ducal y en las visitas guiadas. Hecho. Así se hizo “Y de repente, Pastrana” que podéis volver a leer aquí

         Y Celia Alegre tuvo la idea….

Para concretar asuntos de ese post , me reúno con Celia en Madrid, en Diciembre. Un café en la zona de Moncloa una mañana en las vísperas de Navidad. Y es entonces cuando le explico que es  imposible ir a Pastrana. Por la distancia, porque no se llega en directo desde Pamplona y por los costes que eso supondría a lo que habría que sumar hoteles. Todo fuera del perfil de patrimonio para jóvenes. Por tiempo, dinero e intereses. No son jubilados que corran entusiastas en busca de ocio y cultura.

Y lo mismo pasaba con los pastraneros respecto a Pamplona. Pero Celia no se rinde, y entonces hace su propuesta : Un intercambio.

                    El intercambio

Eso suponía concretar fechas, y en el caso de los menores, poner en contacto a los padres de uno y otro lado para que hablaran entre ellos y dieran el visto bueno. Era Enero y todo iba sobre ruedas. Todos en contacto. Las de Pamplona , a los que se unieron nuestros amigos de Cuenca y Víctor Choza dese Madrid como fotógrafo , viajarían  a Pastrana el primer fin de semana de Abril. Al siguiente vendrían los pastraneros a Pamplona .

             Sin palabras

La coordinación en recoger a la gente en Atocha, a Víctor en la universidad ( Víctor, pobre Víctor saliendo de un examen) llegar todos a Pastrana y probar los trajes. Y al día siguiente, nuestra gente eran pastraneros, estaban en medio de las visitas guiadas como parte de los figurantes, viviendo desde dentro la representación… siendo parte del lugar. Patrimonio-para-jóvenes-en-estado-puro.

Y luego la comida alcarreña… y la visita al museo de tapices, y al convento de Carmelitas, y de paseo y charla tranquila con los pastraneros.

                  Implicarse

Es parte de nuestro éxito. Quizás la clave. Abrimos nuestras casas, damos nuestro tiempo, gestionamos lo mejor que sabemos para que los participantes tengan experiencias únicas.

Para que el arte y el patrimonio cultural que conocen, queden en la memoria de chicos y chicas, no como unos datos que luego se olvidan. Sino como algo relacionado con una vivencia única y excepcional.

Y para eso, hace falta mucha gente. Gente generosa, dispuesta a tomarse molestias por los demás, sin afán personal de protagonismo, con amor, verdadero amor, a su patrimonio, a su pueblo , su historia, su territorio. Y así son los alcarreños de Pastrana.

Pastrana no sólo no es un lugar imposible para ir. Es una de las mejores experiencias de nuestra asociación. ¿ Se acuerda alguien de aquella “ aventura en el mudéjar en Aragón? Sus protagonistas no la van a olvidar nunca. Pues esto es parecido. Y ahora queda contaros la venida  de los pastraneros a Pamplona… pero eso ya para el próximo día.

 

You Might Also Like

1 Comentario

  • Responder
    Celia Alegre Álvaro
    09/05/2017 at 09:33

    Me encanta el post, muchas gracias. Fue una experiencia única.

  • Escribir un comentario