Browsing Tag

Aragón

Blog

Un castillo de novela. Loarre y el encuentro con Luis Zueco

logo-mecnaAllá por la primavera pasada se convocaba un concurso  de relato breve en Patrimonio para jóvenes. El tema; el derribo de las murallas de Pamplona. El premio; pasar una noche en el Castillo de Grisel . Este asunto fue el primer contacto directo con Luis Zueco su director, y además miembro de la Asociación española de amigos de los castillos , escritor…. en Septiembre, que lejos quedaba entonces Septiembre… iba a publicar su novela «El Castillo » sobre la construcción del Castillo de Loarre. Todo encajaba perfectamente, así que de paso le invité a ser uno de nuestros participantes en las cenas coloquio de la asociación. Hablar de relatos era interesante y sobre todo si una novela surge inspirada en un castillo con el embrujo y la grandiosidad del de Loarre.

Vista panorámica de Loarre

Cuando le invité  a Luis venir a Pamplona todavía no tenía ni la mínima idea sobre donde podríamos tener ese encuentro. Fue a finales de Septiembre , con la novela de Luis ya publicada, cuando visité a Dani Rosino propietario de la Librería Walden y le propuse el plan. Quedamos entonces para finales de Enero, el 23 de Enero en concreto y ese día que todavía estaba lejos, ya ha pasado. ¡ Y fue una gozada! Pasamos un rato extraordinario escuchando a Luis hablar sobre los castillos y en concreto sobre Loarre, la novela, la dificultad para perfilar personajes…. todo rodeado de libros, con ese ambiente de madera, de cabaña, de refugio, de paz, que hay en Walden

Sentados escuchando

El coloquio sirvió también para recordar la visita que Patrimonio para jóvenes hizo en su día al Castillo de Loarre y proponer esta actividad otra vez. Fue también una ocasión para tejer redes de contactos, eso que hoy se llama Networking. Esther Elizalde, investigadora y doctora con su tesis sobre las murallas de Pamplona conoció personalmente a Luis , los dos charlaron con Marta Castaño, Filóloga , archivera y bibliotecaria, buena escritora que ganó nuestro concurso de relato breve.

Marta Luis y ESther

Joaquín Torres y Verónica Quintanilla  también nos acompañaron así que el encuentro no tuvo desperdicio.

Luis es un gran comunicador , cercano y todos estuvieron encantados de charlar con él. ¿ Mi opinión sobre la novela? Aquí va , es personal, de quien escribe en el blog y por tanto de mi exclusiva responsabilidad. «El Castillo» tiene el magnífico logro de relanzar el recuerdo del Castillo de Loarre, despertar la curiosidad por conocerlo entre aquellos que no han ido, las ganas de volver de quien ya estuvo y sobre todo hace caer en la cuenta de lo que supuso de reto personal , sacrificios, incertidumbres, peligros, sueños y esperanzas … para quienes lo construyeron. Es un homenaje a personas desconocidas que estuvieron a pie de obra y gracias a quienes vemos lo que vemos mil años después.

En las escaleras de Loarre

Luis demuestra una gran habilidad para dar fuerza a un relato, por ejemplo con el episodio del sabotaje de los andamios. El personaje mas flojo, en mi lectura personal repito, es el de Ava. No me ha convencido, no me resulta verosímil, interrumpe la trama y en mi imaginación de lectora veía una especie de trasunto de Pocahontas.  Luis es un gran conocedor de la historia de muchos castillos y además sabe contarlo y sabe motivar y crear interés, no hay mas que ver el grupo que convocó y con cuya foto he abierto este post. Un escritor con su formación y sus habilidades no necesita insertar historietas de pasión facilonas para atraer público. Zueco está capacitado para ahondar en la psicología humana y esperaba una historia de amor mejor construída. Me convence mucho sin embargo el reencuentro de Fortún con Eneca al final de la novela. Eso sí, cuando volvamos a Loarre pensaremos que allí estuvo Fortún, buscaremos a los monjes y a los maestros lombardos y nos parecerá escuchar las voces de todos ellos…. y eso será un logro de Luis Zueco y su novela

todos subiendo a Loarre

Gracias Luis por venir a Pamplona, gracias Dani por recibirnos en tu librería. Gracias a todos por participar. Fue un gran encuentro, y un encuentro de jóvenes profesionales del que ojalá surjan ideas y proyectos. Cierro este post con una imagen de Luis Zueco charlando con Esther Elizalde en Walden. Una librería que os recomiendo visitar en Pamplona.

Luis Zueco y Esther

Blog

De Filóloga a embajadora de Navarra

   logo-mecnaDe Filóloga a embajadora o princesa…a juzgar por una de las fotos que nos envió Marta Castaño desde el Castillo de Grisel. Una experiencia sorprendente y divertida que ella misma nos relatará como firma invitada.

Sin embargo y a propósito del premio de Marta quiero hacer algún comentario. Cuando desde la Asociación presentamos nuestro programa tipo de actividades en Navarra para que fuera declarado de interés social, pensábamos, entre otras cosas, en difundir el patrimonio cultural y el arte navarros también en otras regiones. Era nuestra intención poner en contacto a los “millennials” de distintas CCAA teniendo como leitmotiv el arte y el patrimonio cultural de Navarra. Para ello, las Redes Sociales han sido nuestras principales aliadas. Y la imaginación. Y el trabajo. Nos queda mucho por hacer, pero estamos felices con los resultados que vamos obteniendo. Jóvenes fotógrafos, (en el próximo post saldrá este tema ) se han interesado por Navarra y nos han dejado sus imágenes.

 

Cuando convocamos el concurso de relato breve sobre el hecho histórico del derribo de las murallas de Pamplona, teníamos dos objetivos:

  1. Aprovechar que se había publicado el trabajo de investigación (una tesis doctoral ) de Esther Elizalde, para que con motivo del concurso, se conocieran y comprendiera mejor la historia reciente –y no tan reciente de la ciudad- y sus murallas. Los participantes tenían que escribir a propósito de algún capítulo del libro de Esther.
  2. Dar a conocer este episodio navarro fuera de la Comunidad Foral. Por ello consideramos que El Castillo de Grisel, en Aragón, era un lugar óptimo para el premio. Además, Luis Zueco, publicaba este otoño una novela histórica  El Castillo sobre la construcción del Castillo de Loarre, otra conexión con Navarra.

 

Libro

 

El Castillo de Grisel no es solo un lugar estupendo para conocer alrededores como Tarazona y el Moncayo sino un refugio maravilloso para los amantes de los libro. Muy recomendable echar un ojo  con tranquilidad a la web del Castillo  AQUÍ Nada mejor para un premio literario y un rincón idóneo para tentar a Luis Zueco. Al presentarle la obra de investigación de Esther, le hemos lanzado el reto de escribir una novela histórica sobre los días del derrumbamiento de las murallas de Pamplona. Si lo aceptará o no, o si tiene ahora mil cosas urgentes y  por lo tanto no puede, no lo sabemos, pero ahí queda la idea.

Gracias Luis por recibir a Marta, gracias Marta por participar en el concurso y gracias Esther por tu tesis.

 

 

Blog

Marta Castaño gana el concurso de relatos

logo-mecna

Marta Castaño navarra de 27 años y graduada en Filología Hispánica ha sido la ganadora del concurso de relato corto convocado por Patrimonio para jóvenes. Marta tiene también el grado en Información y Documentación, y ha trabajado como catalogadora en distintas bibliotecas.

Con su historia “Crónica de un derrumbamiento anunciado” hace un homenaje a García Marquez . Se trata de un relato de ficción basado en el hecho histórico del derrumbamiento de las murallas de Pamplona en el verano de 1915. Para elaborar el relato, Marta se documentó con el libro “Pamplona plaza fuerte, 1808-1973” publicación de la tesis doctoral de otra navarra, Esther Elizalde.

Marta y Esther Elizalde

Este certamen estaba abierto a todos los que habían participado en las actividades de Patrimonio para jóvenes durante el curso , el relato se debía escribir durante el verano y su finalidad es difundir y aumentar en Navarra y en otras comunidades autónomas, el interés por las fortificaciones de Pamplona.

El premio consiste en una noche con alojamiento y desayuno para dos personas en el Castillo de Grisel , Aragón. El premio ha sido concedido por Patrimonio para jóvenes y el Castillo de Grisel , de manera que se fomenta la comunicación entre personas y entre el patrimonio navarro y el aragonés.

Blog

Una aventura en el Mudéjar. Trabajos y excursiones | Maluenda II

Tengo que comenzar este post con una noticia que recibí después de haber publicado el post anterior; El sistema defensivo de Maluenda, ha sido declarado Bien de Interés Cultural. ¡Enhorabuena a los maluendanos ! Es un motivo de gran alegría para todos.
He estado pensando si debía dedicar un post a los trabajos que hicimos y otro a las excursiones. Al final me he decidido por mezclarlo y así resulta más variado y-  espero- que también más ameno. La primera tarde, fue, por decirlo de alguna manera, de
“inmersión cultural” una toma de contacto con el Valle del Jiloca.  Estuvimos visitando la iglesia de La Asunción en Fuentes de Jiloca. No voy a dar datos sobre ella, os recomiendo visitar Aragón Mudéjar y ahí encontrareis amplia información y fotografías.
Nos llamó la atención la aridez del paisaje y lo encaramado del pueblo con la iglesia  en lo mas  alto.Y todavía más lo que destaca la torre con su remate en cerámica de colores.  Si a alguien no le gusta mucho conducir, que deje el coche al llegar a
Fuentes y suba andando hasta La Asunción, el camino es empinado y no caben dos coches si uno se encuentra con alguien que viene en dirección contraria.
Béveda de Fuentes de Jiloca
 Allí tuvimos la suerte de estar acompañados no sólo por el párroco sino también por un señor alemán que es organista y nos
estuvo explicando el funcionamiento del órgano. Para muchos, fue la primera vez que veían este instrumento tan de cerca  y me acordé de la sesión que habíamos tenido un año antes en Briones con Iñigo Arana.

 

 

En el órgano de Fuentes de Jiloca
De vuelta a Maluenda, paramos en Morata (también de Jiloca.. aquí todo se llama de Jiloca). Tal y como pensé, no encontramos la iglesia abierta ( que por lo visto tiene un retablo muy interesante) pero pudimos saltar, un salto en el Mudéjar, para dejar constancia de estos lugares deliciosos y escondidos que tenemos en nuestra geografía.
Iglesia de San Martín, Morata de Jiloca
La tarde terminó con algo que a lo largo de la semana se convertiría en habitual; la charla en El Churrión que se alternaría con la charla en El Obrador o la tertulia nocturna después de la cena en el bar de la piscina. (Hubo baile en las fiestas de Velilla , ya veis que no faltó de nada…)

 

 

El día siguiente fue ya de trabajo serio. Mientras los chicos ayudaban a vaciar un trastero y trasladaban electrodomésticos y muebles, las chicas estuvimos limpiando en  la sacristía de Santa María. Esta sacristía tiene unas cajoneras con madera
tallada, eso es muy bonito pero poco práctico porque se acumula mucho polvo en los recovecos. Además de limpiar y encerar, vaciamos uno por uno cada cajón, y uno a uno ATENCIÓN: UNO A UNO, entre Clara y Sheila, fotografiaron y anotaron cada ornamento que sacamos. Esto lo hicieron para crear un catálogo donde quede registrado todo lo que hay  y su estado a día de hoy.
Casullas, dalmáticas, estolas, manípulos, capas pluviales…desde el siglo XVIII hasta la época actual. Hay que destacar que no son ornamentos de especial riqueza o valor en cuanto a su confección o materiales, pero forman parte de la historia de esta parroquia de Maluenda. Esta labor fue muy minuciosa y tras fotografiar y tomar notas, Clara y Sheila informatizaron todo su trabajo. Como anécdota, encontramos alguna casulla donde estaba escrito en la parte interior “Soy de Mosen … y la fecha…” (No recuerdo el nombre y la fecha era en torno a finales del XIX). Allí quedó anotado.
La nota de humor la pusieron Jonathan e Ismael que tras haber vaciado el trastero decidieron pintarlo “en plan mudéjar” ya que estábamos en ambiente.
Quizás la excursión mas espectacular, fue la que hicimos al Monasterio de Piedra. Al principio, el equipo se resistía un poco a
ir porque , con toda razón, decían que les parecía caro ( 15 euros) Es extraño que en este lugar, no haya reducción de precios por estudiante, familia numerosa ni nada. Al  respecto, me avisan desde esta entidad y explican que tienen un 25% para las personas con carnet joven y el 10% de descuento para compra de entradas online. Siento, sobre todo por los chicos, el malentendido en taquilla, porque tuvo que pagar cada uno 15 euros. Aviso y lo señalo para corregir, a petición del Monasterio de Piedra y con todo gusto, este asunto. Que no os pase lo que nos pasó a nosotros si vais. Atentos a estas condiciones.
En el Monasterio de Piedra
 Otro “pero” que pongo es que hay que elegir con cuidado el día para la visita. Mi experiencia es que en verano, “nunca en
sábado” por la aglomeración. En cualquier caso  conviene llegar a primera hora de la mañana, pasear con sosiego
y disfrutar de lo que se ve. Tiene que ser espectacular estar en el Monasterio de Piedra en época de lluvias.  Por cierto, que cuando les explicaba a los chavales  lo que iban a ver, no terminaban de creerme. En algún momento les llegué a plantear no ir, ya que les veía mohínos, pero luego estuvieron contentos.
Dejo para el próximo día contar el trabajo mas duro (ya vereis…ya),  y las visitas a la iglesia de las Santas Justa y Rufina,  a Velilla de Jiloca (en donde Andrea hizo sus pinitos como decoradora de interiores con
unos consejos para la sacristía)  Daroca y como punto final para algunos; Zaragoza Y así terminará el relato de nuestra aventura en el mudéjar.
Si quereis mas información para hacer excursiones por esta zona, la web de turismo de Calatayud es muy completa.

Como siempre, recordaros que Patrimonio para jóvenes está en Facebook y en Twitter.

Buena semana para todos.

Blog

Una aventura en el Mudéjar. Los preparativos | Maluenda I

 

Llega el momento de contar la semana de voluntariado en Maluenda (Zaragoza) La intensidad de la experiencia humana, los lugares visitados, las personas que hemos conocido, hacen que esto necesite varios posts así que vamos por partes y con orden.
¿Por qué Maluenda? ¿Por qué un voluntariado y cómo?

En agosto del 2013, visité este pueblo con parte de mi familia y Victoria , una norteamericana que se encontraba pasando unos días con nosotros. Como ocurre con tantos lugares de España, a primera vista no despierta interés pero guarda un patrimonio asombroso.  Una localidad con algo mas de mil habitantes,  entre Calatayud y Daroca, (a 9 Km. de distancia de Calatayud y 30 de Daroca) un paisaje árido en medio del calor de agosto, un entorno que obviamente no se convierte en un destino de vacaciones a no ser que uno sea de allí.

Me impactaron entonces las ruinas del castillo, las de la iglesia de San Miguel, con una amenazante grieta sujeta por una especie de “grapas”- yo no viviría debajo. Según los lugareños, los daños de San Miguel datan de la época y son consecuencia del terremoto de Lisboa a mediados del siglo XVIII.   Visité también las  preciosísimas iglesias de Santa María y de las Santas Justa y Rufina. Y supe  que tenía que volver. Almudena Pilar yVictoria se quedaron igualmente impactadas y me hicieron un comentario que a partir de ese momento se convirtió en una inquietud, un deber pendiente y , por qué no decirlo, un problema; “Aquí tienes que traer a gente, esto no se lo pueden perder”. Tenían toda la razón, encajaba además con lo más genuino y propio del proyecto “patrimonio para jóvenes” arte al margen de las rutas habituales.

Las dificultades que esto presenta no se le escapan a nadie: Distancia, tiempo y dinero. La distancia –teniendo en cuenta que la mayoría de la gente que participa en el proyecto vive en Navarra- son casi dos horas y media desde Pamplona. El tiempo; después de un viaje largo, a nadie le apetece un maratón de mudéjar (ni de nada)  ni tampoco estar mucho de pie, escuchando explicaciones si luego además quedan otras dos horas de vuelta.

A todo esto, el transporte, la mayoría sin coche. hay que organizarse con trenes hasta Calatayud. Si se hace noche, el asunto se encarece. Maluenda, Maluenda… ¿Y cómo lo hago? Me quité cierta espinita con el Mudéjar Aragonés en Enero con el simpático  post que María Odériz escribió desde Teruel.

Hablando con el párroco de Maluenda, D. Ion Perea y con amigos, se me ocurrió la solución; Un voluntariado en verano. Esto suponía  pasar allí varios días, “embebernos” de mudéjar y algo muy muy importante en patrimonio para jóvenes; la experiencia humana, la convivencia, conocer a la gente que vive en el lugar y conocernos entre nosotros. En el verano se dispone de tiempo y gracias al voluntariado, el coste de la  estancia podía  tener un precio simbólico ya que íbamos a aportar  nuestro trabajo. (Ya explicaré en qué consistió. NADA DE LIMPIAR RETABLOS, REPINTAR NADA, TOCAR RESTAURACIONES HECHAS POR EXPERTOS…NI HABLAR

 

Ruinas del castillo

 

 

Detalle de Santa María

La idea parecía interesante, pero había que concretar, tener una infraestructura ¡y encontrar a los voluntarios! .El párroco ofreció su casa para que durmieran los chicos y una señora, Visi, pronto muy pronto se convertiría en nuestra querida Visi, ofreció también parte de su vivienda .Todo esto se preparó  a finales de curso y desde ese momento se hizo difusión (pequeña, ¡había que  estar seguros de llevar gente maja!) de la actividad. En esta labor de difusión me echó una mano Álvaro que en ese momento hacía sus prácticas en el Museo Diocesano de Jaca y gracias a él incorporamos a una verdadera joya Sheila, que por cierto está a punto de cruzar el charco… un abrazo fuerte para ella.
La semana en Maluenda era además una oportunidad magnífica para Clara Frago, sus fotografías y por supuesto el video que habéis visto sobre el proyecto de patrimonio para jóvenes y que tanto ha gustado en RRSS. Clara y yo  una conversación en junio y decidimos que Maluenda sería  el lugar donde se remataría su trabajo. Ella animó a sus amigos a unirse a nuestra “aventura mudéjar”, a participar en el voluntariado y así empezaron a concretarse mas las cosas. Me escribía por WhatsApp y me decía: viene fulanita, viene fulanito… y yo le preguntaba, ¿Tú te fías de estas personas?  y ella: Absolutamente. Pues ya está. Solo quedaba ponerlo en práctica.
 

Ruinas de San Miguel
A las cuatro de la tarde del 19 de Agosto, salí hacia Maluenda con el coche cargado de todo lo que habíamos comprado para esos días. Desde café, leche, azúcar, aceite, pasta, jamón (jamón que luego sería especialmente apreciado por Carmen Bruque, nuestra pequeña Carmen, la benjamina  del grupo) hasta varios platos cocinados y congelados. Mi familia se quedaba sin mujer/madre y sin coche una semana. Estos proyectos no salen si no hay una gran generosidad por parte de mucha gente. Ya veis que unos ceden casa y espacio, otros el coche, y los participantes, su tiempo libre. Más aún, aunque la mayoría son estudiantes, Ismael y Jonathan ya trabajan y por tanto renunciaban a una semana de su mes de vacaciones. Pero pronto esa generosidad de cada uno se volvería a favor de todos.
Los voluntarios y niñas de Maluenda
En cuanto a mí, que llegué un día antes que todos para rematar la organización de la semana, no pude encontrarme con mejor regalo y sorpresa; justo esa noche en Velilla de Jiloca, a dos kilómetros de Maluenda, Carlos Lasierra Gómez  presentaba en la parroquia su libro “Velilla de Jiloca. Iglesia parroquial de San Juan Bautista y San Paulino” y lo hizo de manera escueta, sencilla y amena. Me encantó conocerle , me dedicó un ejemplar, encantadora también su mujer. Me gustó mucho  el retablo gótico de esta iglesia. En el viaje del año anterior no visité este lugar. Quedaban por delante muchos días y dormí regular pensando en el viaje de todos y preguntándome como iba a funcionar la convivencia y qué iba a ocurrir con las tareas que se nos habían encomendado.

Dedicatoria

La mañana llegó llena de sol y de calor. Conocí a la alcaldesa, recorrí con Ion Perea los lugares de nuestro trabajo, organicé con Visi la comida y esperé a mis chicos. A las dos de la tarde, estábamos todos juntos. Nuestra aventura mudéjar, o mejor, nuestra aventura en el mudéjar, había comenzado. El propósito de Agosto del 2013, se hacía realidad en 2014. La próxima semana, mas.

Primera comida juntos
Os dejo enlaces de interés: