Browsing Tag

archivos

Blog

Preservar lo vivido. Archivos familiares

           En busca de un archivo

 Preservar lo vivido, o lo que quiere ser recordado , en cualquier caso, guardar, archivar, conservar.

Esta entrada que escribo tiene su origen en 2018. Es , por decirlo así, tarea pendiente del año pasado.

Una mañana de Enero. Una lista hecha a mano para hacer una pregunta. Los nombres y las entidades, según me vienen a la mente, o según se me ocurren, que viene a ser lo mismo. Javier Garisoain está en quinto lugar de una lista de 17 .

Ninguno de los anteriores contesta al teléfono. Alguien con un mensaje, “ te llamo mas tarde”. Javier me responde y entonces le expongo la cuestión .

Estábamos buscando un archivo para poder empezar a trabajar en él. Teníamos las circunstancias propicias y a la persona idónea para dicha tarea: Marta Castaño.

           Una entrevista en Urroz Villa

Qué casualidad. Hacía muy poco que había fallecido el padre de Javier,  Miguel Garisoain Fernández. Javier había recogido un montón de cajas con “ cosas” guardadas por el difunto. Cuenta que mientras las almacenaba, pensaba qué sería de todo ese material. A saber cuándo iba a tener tiempo para sentarse, empezar a abrir todo aquello y saber qué había. Marta Castaño llegaba como un ángel, como un hada, como una maravillosa oportunidad.

Marta y Javier se entrevistaron. Javier le contó sobre su padre, Marta explicó sobre el tiempo del que disponía, sobre lo que se sentía capaz de hacer y sobre lo que pensaba que no iba a llegar. Y así comenzó la aventura de Urroz Villa en la casa del Librero de Urroz.

Por mi parte, y en nombre de la asociación, le dije a Javier que ese trabajo tenía que hacerse público y por tanto dar a conocer la existencia de ese archivo, también. Y accedió . Y aquí estamos.

          Y Marta no perdió los papeles

Por si alguien es nuevo por este blog, recuerdo algunas de los trabajos mas interesantes de Marta en Patrimonio para jóvenes. Junto a Álvaro de Goñi Cambra, investigó sobre un asunto curioso de una campana en Arellano. La historia aquí

Marta nos explicó el proceso de su trabajo. Para hacer mas dinámico el encuentro hizo preguntas

−¿ Qué haríais ante un archivo sin abrir? −A lo que empezaron las respuestas :

Agobiarme, empezar por abrir cajas y ver qué hay para luego pensar cómo ordenar…

Y Marta –no −lo primero hablar con las personas. Con quien te da acceso a ese archivo, y que te cuente su relación con esa persona , con la historia que vas a manejar en directo.

Crear vínculos, conocer a la gente . Saber qué tienes entre manos.

Después expuso los criterios que había seguido para poner orden y lo hizo ante los archivadores que ella misma había organizado. La política, los asuntos familiares, el colegio de farmacéuticos, asuntos sobre una empresa de colchones … eran algunos de los temas diferenciados y clasificados por Marta.

El panorama y la diferencia entre lo que se encontró y cómo ha quedado al final, queda claro. Ved la foto que abre esta entrada y el aspecto de las mismas estanterías antes

Eso sí, Marta no perdió los papeles, ni la sonrisa,  nunca . Aquí está en plena faena durante el pasado invierno.

Ha dejado además una memoria con los criterios que ha seguido.

A propósito de esto, recalcó lo importante que es , si organizamos una archivo familiar o el nuestro propio, dejar bien claro el criterio de orden y los asuntos correspondientes. Todo para facilitar su manejo cuando faltemos para dar explicaciones.

       Redes sociales: Lo que dejamos contado

También hablamos de la huella digital. Qué dejamos contado, si es exactamente lo que queremos contar, y el problema de no contar nada en papel, no tener material para ordenar , preservar y dejar a quienes nos sucedan. O el problema de contar mucho pero no contar nada relevante…

Todo quedó apuntado, con sugerencias para otras sesiones

        Una invitada de lujo

Ana Hueso Pérez , técnico superior de archivos y archivera en el ayuntamiento de Pamplona con mucha solera. Ella respondió a cuestiones legales y temas muy prácticos.

Gracias Ana por venir.

         Paseo y aperitivo

Siempre, siempre, siempre, prometo que no va caer una chapa mortal, algo que de entrada temen los chavales. Así que en una horita dejamos una pincelada dada sobre asuntos de mucho peso, y nos fuimos a disfrutar del buen día. Y como no, a disfrutar de los espacios, a vivir y experimentar el patrimonio , que es lo nuestro.

Gracias Javier y María José por recibirnos en vuestra casa con tanto cariño y por esas tortillas de patata y empanadas tan requetebuenas de las que disfrutamos en un día precioso. Por cierto, asunto al que se apuntaron raudos todos los niños que andaban por allí.

 

Blog

Con nombre de mujer

VICTORIANA. IN MEMORIAM.

Sobre la historia y la investigación en torno a Victoriana Arizaleta, Nerea Alejos publicó un artículo en Diario de Navarra el pasado 22 de Agosto.

 

sello-mec-v2-smMuchas veces salimos en busca de historias, de algo que ver, algo – y alguien – por conocer. Pero a veces sucede al contrario, son las historias las que salen a nuestro encuentro. Este año nos hemos encontrado con Victoriana Arizaleta. En su memoria, el yugo de una campana de párvulos en el campanario de la parroquia de San Román de Arellano. “En memoria de Victoriana Arizaleta” y una fecha, 1878. Y nada más. Una campana hoy sin uso. Pero una campana con historia y en esa historia una mujer, Victoriana.

Había que empezar a preguntar a la gente del pueblo, echar mano de archivos parroquiales, del archivo general de Navarra… y empezamos por suposición que parecía la mas evidente pero que resultó ser errónea; 1878 como año de la muerte de Victoriana. Pues no. 1878 es el año de su nacimiento.

También pensamos que sería una mujer de relevancia social, adinerada. No le hemos podido comprobar , lo que si sabemos es que su funeral fue austero, “ de segunda”. Eso no habla de pobreza sino de austeridad. Se evitaron los gastos de una celebración solemne trasladando coro, concelebrantes… con los gastos que conlleva. Hoy en día no obstante, no existe ya esa clasificación de funerales.

Libro de cuentas, funeral

Alvaro de Goñi en Arellano y Marta Castaño en el Archivo diocesano de Pamplona comprobaron datos cronológicos. Gracias a los dos por su interés , cariño y por el tiempo que han empleado

Alvaro y Marta

En el Archivo General de Navarra no había nada sobre ella.

No pudimos encontrar su certificado de bautismo en Arellano. Algunos libros fueron objeto de expolio durante unas obras en la casa parroquial hace ya muchos años. Faltaban certificados hasta 1912. Había que buscar como se pudiera, pero había que buscar. El Registro Civil de Estella fue de gran ayuda.

                Archivos y relatos familiares

                         Tras ponernos  en contacto con  nietos y sobrinos-nietos. Gracias a todo es, la historia es mas o menos así. Y si hay alguien que nos puede corregir, demostrar nuestro error, o aportar mas datos, estaremos encantados de escuchar.

Victoriana Arizaleta nació en Arellano en 1878. Lo sabemos por la fecha de su boda, que tuvo lugar en Estella en 1901, cuando tenía 23 años. Hija de Pascasia y de Antonio también de Arellano, su marido fue Justo Veintemillas, de profesión barbero y de Salinas de Oro. Según cuenta una de sus nietas, Justo estuvo en la guerra de Cuba.

No sabemos como llegaron a conocerse, si Justo fue a Arellano a trabajar, o si Victoriana se desplazó con su familia en algún momento a Salinas .

Victoriana era comadrona y durante algunos años vivió con su marido en Acedo.

                                   Quesos caseros y encajes de bolillos

De Victoriana nos cuenta su nieta Sagrario: “Yo ya la conocí muy mayor pero mi madre me contaba que hacía quesos para el consumo de la familia , labores de todo tipo, le gustaba el encaje de bolillos y yo recuerdo ver en su casa el “mundillo” esa especie de almohadilla donde se sujeta el dibujo sobre el que se trabaja el encaje. Era muy devota del Corazón de Jesús y como comadrona me cuentan que tuvo fama de ayudar mucho a las mujeres gitanas que daban a luz por aquellos pueblos”.
Esa devoción al Corazón de Jesús y al Corazón de María, la comprobamos gracias a Alvaro Goñi en Arellano donde descubrimos un corazón de la Virgen, en memoria de Pascasia Azcona, madre de Victoriana.

Pascasia Arizaleta

Hijos de Victoriana y Justo fueron entre otros, Santiago, Sargento de infantería y Caballero mutilado de guerra. Según cuentan los ancianos de Arellano, Santiago fue alcalde de esta localidad muchos años. Y soltero. Murió hace 26 años en Estella. Todo esto nos hacía suponer que fue el, Santiago, quien dedicó el yugo de la campana a su madre. Ella, viuda desde 1943, vivió junto a su hijo hasta la muerte en 1960. La campana no parece restaurada, el yugo es mas nuevo. Al preguntar a su nieta sobre este yugo, nos dice que fue la propia Victoriana quien sufragó ese gasto.

Campana completa

 

                  La consulta a un experto en campanas

Cuando consultamos con don Isidoro Ursua , un experto en Historia de Navarra y en campanas, nos dijo que era excepcional una inscripción como esta en memoria de Victoriana. El nombre de una mujer, y en el yugo.

Según explicó don Isidoro, las inscripciones aparecían en la campana, no en el yugo. Quedaban escritos el nombre del párroco del momento y “ los padrinos “ de la campana

En los libros de fábrica de Arellano no hemos encontrado nada sobre la compra, fundición o restauración de esta campana o de su yugo. Quizás pudo ser encargado en otro lugar. Otro asunto abierto. Y eso que Alvaro buscó y buscó… y encontró cosas bien curiosas sobre los campaneros

Pagos a campaneros

Y es que los libros de fábrica son una verdadera gozada… un retazo de historia,

Portada libro de cuentas

 

                               Una campana que debería volver a sonar

 

        Victoriana, una mujer del mundo rural. Para la época, llama la atención la movilidad: Salinas de oro, Estella, Acedo… hoy son recorridos muy fáciles, pero hay que pensar en una época en que no había coches ni las vías de comunicación son las de hoy.

Atención de partos, de su casa… testigo de vida y de muerte, de años de escasez de guerra y  de posguerra. Mujer fuerte que acompañó a sus hijos , persona que quiso dejar su recuerdo discreto, en una pequeña campana, la campana de párvulos, una campana hoy en desuso, por su aviso, y porque no está mecanizada. Quizás habría que tocarla al menos una vez al año en memoria de todas las mujeres rurales que tanto trabajaron, sufrieron y construyeron en el anonimato y en silencio.

Vista panorámica de la campana

Aquí queda el homenaje de Patrimonio para jóvenes para ellas. En memoria de todas las Victorianas de Navarra y del mundo entero.