Browsing Tag

Borja Centenera

Blog

Pitillas. Un pueblo que sorprende

               Terminar en Junio por donde empezamos en Enero

 

   Se estrenaba el blog en este año 17 con una entrada en Vitoria. En concreto con nuestra visita al Museo de Bellas Artes de Álava y a la catedral nueva. Todo con ocasión de la preciosísima e interesante exposición temporal en torno a la historia de la construcción de la residencia de los Augustin Zulueta. Una residencia que hoy es sede de dicho museo de Bellas Artes. Un edificio de los Arquitectos Apraiz y Luque. Los mismos que hicieron esta casa en Pitillas,la que aparece en la primera imagen que abre esta entrada. Pitillas es  un pequeño pueblo de la Ribera de Navarra. Un pueblo del que salió piedra (aunque no fue el único) para la construcción de la catedral nueva de Vitoria.

                          Apraiz , Luque y Cadena Eleta.

Monseñor Cadena Eleta ,un navarro ilustre que tuvo mucho que ver con el ascenso profesional de Apraiz y Luque. Nos cautivó la historia. Tanto, que fuimos a Burgos en Febrero, hemos ido a Bilbao, volveremos a Vitoria, y hemos visitado Pitillas.

En Pitillas, Sagrario Anaut nos recibió con entusiasmo para enseñarnos el archivo parroquial y el legado de Cadena Eleta, pitillés. A su pueblo donó el terno que le habían regalado con ocasión de su ordenación episcopal. Hoy ese terno y los libros parroquiales, están a buen cuidado con Sagrario y varias personas que le ayudan.

Han montado una exposición tan sencilla como digna y bien presentada. De esta manera, pudimos acercarnos un poco mas a ese personaje que estuvo tras la idea de la catedral nueva de Vitoria.

La belleza, el gusto, los detalles de estos ornamentos son algo magnífico. Y era un momento mágico tocar esas telas que un día estuvieron revistiendo a nuestro personaje.

Tocar, algo que no hubiésemos podido hacer de haber ido un grupo grande de personas. Estas son las ventajas de las visitas reducidas

           Una pequeña y divertida anécdota . De Connecticut a Pitillas.

La anécdota llegó con la inscripción en una de las cerraduras. Una cerradura que procede de una de las fábricas mas famosas de estos objetos en Connecticut. Terryville. Eagle Lock Company

La foto no es muy buena. La hice yo con el móvil, tenía a Borja Centenera ocupado en los detalles del terno.Pero si lo miráis con atención se puede leer el nombre de procedencia, Eagle Lock Company

Me puse en contacto con Judy Guimere , la persona encargada de la documentación sobre aquella fábrica y ha mandado imágenes como esta en la que se representa como era allá por el siglo XIX. Una gran fábrica con producto en Pitillas

              Volvemos a Julián Apraiz

Julián Apraiz nos queda mas cerquita. Archivos, descendientes… están en Vitoria. La historia de este arquitecto y el momento en el que vive es apasionante. Tanto nos gustó en Patrimonio para jóvenes que se ha creado una pequeña beca de investigación. En este momento, Marta Aparicio y María Odériz, recorren uno a uno sus edificios y leen, leen todo lo que pueden sobre Apráiz.

Para el trabajo en Bilbao, nos apoyó la constructora de Portugalete, Insignia, Rehabilitación y Arquitectura.

Desde aquí doy las gracias a Amaya Alonso por su entusiasmo con Patrimonio para jóvenes desde que conoció, a través de las redes, esta asociación.

             Una curiosa casa en Pitillas

Obra de Julián Apraiz es el Banco de España en la Gran Vía de Bilbao. Resulta curioso que quien construye en Bilbao, Burgos y Vitoria, lo hiciera en Pitillas. Todo se debe a la estrecha relación entre Cadena Eleta y Apraiz.

Uno de los propietarios de la casa, Don José Ramón Remacha, nos atendió con gran amabilidad. Esta casa, coloquialmente pero mal llamada “ del obispo” no está abierta al público. Sin embargo, el mismo jardín, los detalles del tejado y los adornos de los balcones, son dignos de ver y eso está al alcance de todos. La escalera, es como una reproducción en pequeñito de esa soberbia escalera de la residencia alavesa. Nos dio mucha alegría poder repetir una foto en una escalera de Apraiz. En esta ocasión con el señor Remacha, su hija, chicas de Patrimonio para jóvenes , Sagrario Anaut que nos acompañó, y yo misma.

Tras este paseo, saludamos a la señora de Remacha, y tuvimos el gusto de entregarles esta planta y la memoria de la asociación en agradecimiento a su atención esa mañana.

Termina el blog por este curso. En Septiembre lo retomaré. Mientras tanto dejamos a Marta Aparicio y a María Odériz investigando. Y visitad Pitillas. Su observatorio de aves, sus calles llenas de casas blasonadas, su parroquia y la amabilidad de sus gentes bien lo merecen. Felices vacaciones a todos.

Blog

Por el Burgo de San Cernin

 

                           Un paseo especial

 

             Pasear por el Casco viejo de Pamplona puede hacerse en un día. En una mañana, en una hora. Todo depende del tiempo del que se disponga, o del interés de cada uno. Es muy posible que quien descubre la ciudad y camina calle Curia arriba, al llegar al Caballo Blanco, se quede un rato largo, muy largo sobre todo si hace buen tiempo . Disfrutar de las vistas y del Mesón apetece a todos, a pamploneses y forasteros . Puedes consultar la web del mesón aquí .

Puede decirse que los burgos de Pamplona/Iruña bien merecen una visita atenta. Para saber mas sobre este tema haz click aquí y mira, hasta hay un bar que se llama los burgos de Iruña.

Nosotros le dedicamos una mañana al Burgo de San Cernin . Y lo hicimos de una forma especial, empezando por las alturas.

                   Una azotea en la calle Ansoleaga

Una amiga me había comentado que las vistas desde su azotea eran preciosas. Y no lo dudé. Le pedí que me dejara acceder con los chavales y que vieran San Saturnino desde una perspectiva poco habitual. Desde allí imponía San Cernin, como también se conoce a esta iglesia.

Contemplar cara a cara los tejados del edificio de la actual biblioteca de la plaza de San Francisco fue otro regalo de esa mañana. Lo que fuera en su día el edificio de “ La agrícola” a iniciativa de la Sociedad de Banca y Seguros del mismo nombre. Después el Grand Hotel, con un corto recorrido.

Un edificio imponente, con historia, una biblioteca pública de la que hoy entramos y salimos posiblemente sin preguntarnos sobre el origen del inmueble. (Sobre los detalles de “Grand Hotel” y su relación con otro establecimiento hotelero de importancia en Pamplona, el Gran Hotel La Perla , esta es una lectura entretenida y curiosa)

Ver el precioso patio de la Cámara de Comptos desde las alturas también fue una delicia. Un lugar privilegiado para fijarnos en este lugar y repasar, brevemente, la historia del edificio.

                    Un libro de Fermín Erbiti

       La Cámara de Comptos. Historias de la casa más antigua de Pamplona y su entorno” es un magnífico libro. Con 163 páginas y muchísimas fotografías, relata de un modo ameno la interesante trayectoria del edificio de la Cámara de Comptos, la institución como tal y muchas anécdotas de todo el entorno. Ese libro me sirvió de guía para hacer esta visita. Recomiendo a todos esta lectura . Los múltiples y variados usos del edificio civil mas antiguo de Pamplona, un palacio que existía y ya no está en cuyo lugar vemos hoy las traseras del Hotel Mainsonave… la historia de un chacolí, la sede del orfeón pamplonés… y muchas mas curiosidades pueden leerse en esta obra entretenida y bien documentada de Erbiti.Y otra cosita… en los días laborables es posible visitar la Cámara de Comptos por dentro , al menos hasta hace poco había visitas guiadas si se solicitaban.

                     La iglesia de San Cernin

O de San Saturnino. Que con los dos nombres se la conoce en Pamplona. La visita fue también muy peculiar. Sobre todo consistió en comparar la iglesia gótica con la capilla barroca ¿ Qué observas? ¿Notas diferencias entre un espacio y otro?  ¿Cuales? ¿ Alguno te invita mas al recogimiento que otro? ¿ Qué te sugiere cada uno? Una manera de acercarnos al Gótico y al Barroco desde una experiencia y una observación personal. En general, todos preferían el gótico.

             Una oportunidad para la fotografía

           Fue el gran día para Borja Centenera. Pudo aprovechar para meterse por esos recovecos solo aptos para fotógrafos. Y las imágenes que captó son preciosas. Otra experiencia para experimentar en la fotografía, para asombrarse explorando espacios.

                   Terminar en la portada

               Tras visitar la iglesia, aprovechamos el final de la visita, con menos gente en la calle para ver con detenimiento la portada. Y todos se fijaron en algo en lo que no habían reparado otras veces : en los restos de policromía. ¿ Cómo tuvo que ser el color en tantos y tantos templos medievales?

Terminamos la mañana reponiendo fuerzas con unos pinchos. Contentos y desde luego sorprendidos de todo lo que una ciudad nos cuenta sobre si misma. Y nos lo cuenta con una condición: que estemos dispuestos a escuchar a observar y a pasear despacio por sus calles sin dar por hecho que ya lo sabemos todo.

Siempre puede haber sorpresas. Siempre. Os invito a pasear despacio por Pamplona y por todas y cada una de las ciudades en las que vivís y desde donde me leéis. Feliz día.